CÓMO DARLE VIDA AL BAÑO CON UNAS TOALLAS TURCAS

El verano está a la vuelta de la esquina, así que ha llegado el momento de redecorar la casa. Si cambias la ropa de cama, las toallas, los cojines y algún que otro adorno, le darás un montón de color y alegría y verás como aumenta también tu energía.

En Molacoton creemos que los colores influyen en nuestro estado de ánimo, por eso intentamos rodearnos de productos de tonos vivos que nos aportan dinamismo y nos ayudan a tener una actitud más positiva, en especial ahora que empieza nuestra estación del año preferida. Así que, para empezar, en nuestra casa y en nuestro puesto de trabajo hemos cambiado las toallas blancas de toda la vida por unas toallas turcas, que son más ligeras y de colores mucho más luminosos.

Sabemos que a todos nos gusta taparnos con una toalla bien gruesa y mullidita cuando salimos de la ducha en invierno. Pero, ahora que el tiempo empieza a ser más benigno, ¿quién quiere algo tan pesado? Además, las toallas turcas absorben tanto o más que las tradicionales pero se secan mucho más rápido. Así que tu cuarto de baño no apestará nunca más a toalla húmeda. Sin contar con que, solo con colgarlas de la puerta o ponerlas en una pila en el estante de las toallas limpias, ya habrás transformado la decoración.

   

Cualquiera de las toallas de nuestra colección de cuarto de baño te iría genial, pero sobre todo te recomendamos las de la colección Bambú, porque las fibras de bambú con las que están hechas tienen características bactericidas. De ahí que sean ideales para sitios con mucha humedad, como el cuarto de baño, la piscina, el gimnasio o para las excursiones de los niños.

 

                

Además, no cuestan nada de guardar, incluso si tienes muy poco espacio. Mira lo que ocupan siete toallas de felpa comparado con siete toallas turcas: ¡ganas casi la mitad de sitio!

Por cierto que sabíamos que utilizar las toallas turcas al salir de la bañera es algo evidente y que siempre ha funcionado, así que queríamos experimentar qué resultados darían usándolas como toalla de mano... Y resulta que fueron la mar de bien. :) Abajo tienes la de color Marinero, que forma parte de nuestra colección Rayas. Si la doblas de esta manera, son las toallas de mano más absorbentes y más rápidas de secar que existen. :)

De hecho, quizá tendríamos que hacer una lista con las 50 maneras de usar una toalla turca porque desde luego que parece que hay tantas formas de utilizarlas como imaginaciones.

                                                   

 

Y, antes de acabar, también queríamos compartir este vídeo con sugerencias sobre cómo conseguir que un cuarto de baño pequeño parezca más grande. El vídeo está en inglés, pero vale la pena porque seguro que le sacáis provecho (y si no entendéis algo, escribidnos yos hacemos un resumen :)). 

 

CÓMO LAVAR UNA TOALLA TURCA O UN FULAR

Por lo general, nuestros productos no requieren un cuidado especial. Las toallas o los fulares confeccionados en 100 % algodón se pueden lavar a máquina a 40 ºC.

En el caso de las de bambú, sin embargo, es mejor no superar los 30 ºC y, de ser posible, lavarlas en programas para prendas delicadas.

Sucríbete a nuestra newsletter para recibir noticias y ofertas de Molacoton

* indicates required


Leave a comment

Comments will be approved before showing up.

/checkout?locale=es
Free Facebook Likes